Cómo contar a nuestros hijos la ruptura de pareja

Cuando en el despacho atendemos una ruptura de pareja nos encontramos habitualmente con el miedo y el estrés que provoca en los padres el impacto que la nueva situación de separación o divorcio pueda causar en los hijos. Ante esta circunstancia, y para equilibrar las emociones que puedan obstaculizar los acuerdos en un proceso de mediación, es necesario que los profesionales que los acompañamos tengamos formación en gestión emocional. Un abogado/a mediador/a, no solamente se va a ocupar de los aspectos legales derivados de la ruptura sino también de gestionar las emociones de ambos padres y de orientarles para afrontar la situación con sus hijos.


En primer lugar, hemos de tener claro que nada hay más perjudicial para los hijos que ver a los padres en un constante conflicto, con faltas de respeto y con cero cariño o amor. Los hijos acabarán por adquirir estos patrones insanos en sus futuras relaciones. Si queremos realmente velar por la felicidad de futuro de nuestros hijos hemos de ser valientes para hacer cambios profundos en nuestra relación de pareja o, si esto no es posible, darla por terminada.


Tomada esta decisión, los hijos, tengan la edad que tengan, necesitan que se les dé una explicación de forma serena, clara y directa dejando claro que la ruptura es de la pareja, pero que ambos seguirán estando presentes. El amor hacia ellos no ha cambiado ni cambiará y, además, que ellos no tienen responsabilidad alguna en la decisión.

Los hijos no tienen por qué conocer los detalles más íntimos de la ruptura, simplemente que se va a producir. No hay que responsabilizar de ello a ninguno de los progenitores para no generar lealtades, que a la postre, resulten perjudiciales para la relación familiar de futuro. No se rompe la familia, se rompe la pareja.


Es importante, no alentar en los hijos una posible esperanza de reconciliación porque esto acabará generándoles ansiedad. Es más sano para ellos comprender de una vez que la ruptura es definitiva y que no se puede hacer nada para recuperarla, así evitaremos crearles falsas expectativas que acabarán haciendo la ruptura más dolorosa.

Es importante informales de los cambios que se van a producir y cómo van a influir en su rutina diaria. Saber que seguirán viendo a menudo tanto a su padre como a su madre les dará tranquilidad y les hará más sencillo el tránsito a otro modelo de familia.


Es evidente que toda esta información puede generar preguntas y dudas en los pequeños. Debemos responder a todas sus preguntas adaptando las respuestas a sus edades y animarlos a preguntar todo aquello que les vaya surgiendo. Esto también los tranquilizará.

El/la abogado/a mediador/a de familia está preparado y formado para poder dar pautas a la pareja que ayuden a los hijos a adaptarse. Como recomendaciones principales y de importancia:

· Evitar que los hijos sean objeto de disputas, y que además las mantengamos en su presencia.

· No generar conflictos de lealtades obligándoles a elegir.

· No hacerles mensajeros o espías.

· Descalificar al otro progenitor.

· Ser generosos y flexibles manejando los tiempos compartidos con el otro progenitor.

· Hacer de los intercambios espacios de respeto mutuo en los que los hijos puedan equilibrar la tristeza de la despedida con la alegría del reencuentro con el otro padre.


Siguiendo estas pautas la transición hacia la nueva situación para los hijos será más llevadera y saludable, y como padres podremos sentirnos muy orgullosos de haber gestionado una situación emocionalmente muy difícil de manera satisfactoria.


Desde GAIM ASESORES, como Centro de Mediación de referencia en Madrid, te ofrecemos el espacio adecuado para gestionar tu divorcio o separación en un entorno amistoso, de la mano de expertos Abogados/as Mediadores/as de dilatada experiencia que te acompañarán tanto jurídica como emocionalmente.



Carmen Castro Torres

Abogada-Mediadora

GAIM ASESORES


















2 visualizaciones0 comentarios